jueves, 15 de enero de 2009

V2 vs 2.0

Al hilo de un post muy bueno (a mi me ha gustado) de Netoraton, quería contar algo anecdótico que le pasó al nuevos sistema que estamos desarrollando.

Cuando empezamos a pensar en como atacar el nuevo modo de "atacar" la promoción on-line de España en el exterior los interlocutores realizaban dos afirmaciones que, a mi personalmente, no me gustaban: la primera de ellas, asociada a los proveedores de tecnología , consultoras y fabricantes que se empeñaban en hablar de migración; la segunda, asociada a la gente más directamente relacionada con el turismo, empeñados en hablar de spain.info 2.0, haciendo unicamente referencia a la incorporación de políticas de gestión de la información 2.0.

Las estrategias 2.0, no son una opción, no son una tendencia, son una realidad, su definición se acerca más a axioma, que a estrategia. Por supuesto que vamos a hacer cosas en el ámbito de lo que se ha venido a llamar 2.0, claro que sí! pero no como la mayoría imagina (incorporando al internauta como un generador de información más) porque eso no es una estrategia, eso es una realidad, un axioma. Lo que estamos haciendo es incorporar la promoción on-line de España en el exterior como destino turístico a esa realidad, y eso va mucho más allá.

Y como para muestra un botón (yo siempre tan empírico), formularé una pregunta: ¿qué es mejor para llegar al mayor número de usuarios posibles? ¿tener un canal de vídeo propio o generar uno allí donde están los usuarios?

Nuestra respuesta final, es sin duda "innovar", o como decia Alfons Cornellá en las jornadas de innovatur, mezclar lo que más nos interese de los dos mundos.


[Aqui] mas información de este aparato.

2 comentarios:

César Calderón dijo...

Coincido plenamente, uno de los grandes peligros de la innovación son las modas.

Conozco estupendos proyectos en la red que se han vanido abajo al estar desarrollados bajo la égira de tal o cual tendencia.

La presencia en internet de empresas e instituciones no ha de ser necesariamente edge, simplemente ha de servir para los fines que ha sido concebida.

César Calderón

Pedro Antón dijo...

;-)